Cabo Ortegal es uno de los acantilados de Galicia más bonitos

Galicia cuenta con más de 1.500 kilómetros de costa. Un magnífico recorrido bañado por el Cantábrico y el océano Atlántico. Buena parte de este recorrido costero está salpicado de impresionantes acantilados de Galicia. Lugares mágicos desde los que se divisan unas vistas incomparables.

Tanto es así que en esta región se dan cita algunos de los acantilados más altos de la Europa continental. Cualquier viajero que haga un recorrido por el norte gallego podrá encontrarse con muchos de estos miradores que se asoman al impetuoso mar.

Los 8 acantilados de Galicia más bonitos

Hay innumerables rutas costeras que te permitirán conocer algunos de los mejores acantilados gallegos. Toda la zona de la Costa da Morte, la Mariña lucense o la franja de litoral entre Cedeira, Ortigueira y Estaca de Bares está repleta de hermosos acantilados. En todos ellos te podrás detener para disfrutar de unas vistas realmente únicas. Para disfrutarlos desde el mejor descanso y comodidad, te recomendamos nuestros alojamientos en Galicia.

Vixía de Herbeira

Vixia de Herbeira

Los acantilados de Vixía de Herbeira son, precisamente, uno de los más altos de la Europa continental. Situados en la sierra de la Capelada, entre los municipios coruñeses de Cedeira y Cariño, poseen una altura de 613 metros sobre el nivel del mar. Las vistas que se obtienen desde aquí del océano Atlántico son incomparables.

Cabo Ortegal

Muy cerca del anterior, Cabo Ortegal es uno de los acantilados de Galicia más conocidos y visitados. A sus pies confluyen el Atlántico y el Cantábrico en una sucesión de formaciones rocosas con millones de años de antigüedad. La profusión de colores entre el azul del mar, el granito negro y el verde de la naturaleza conforman un paisaje único.

Loiba

Los acantilados de Loiba se hallan en el municipio coruñés de Ortigueira. La altura de este acantilado sobre el nivel del mar varía entre los 80 y los 160 metros. El paisaje agreste del entorno y sus impresionantes vistas lo convierten en un lugar muy visitado. De hecho, aquí se encuentra el mejor banco del mundo para disfrutar de unas vistas incomparables.

Acantilados de Loiba

Punta Fuciño do Porco

La Punta Fuciño do Porco es uno de los acantilados de Galicia más espectaculares en la Mariña lucense. Su nombre, hocico de cerdo, procede de la forma que tiene el cabo cuando se divisa desde el mar. Toda la zona de acantilados se puede recorrer fácilmente gracias a las pasarelas de madera que circundan el cabo.

Acantilados de Papel

También en la comarca de la Mariña lucense, los acantilados de Papel poseen una altura sobre el nivel del mar de 40 metros. El nombre de estos acantilados tiene que ver con la apariencia de los mismos, ya que forman una serie de pliegues semejantes a los del papel.

Cabo Touriñán

El Cabo Touriñán es el punto más occidental de toda la España peninsular. Situado en el municipio coruñés de Muxía, todo el litoral que bordea este cabo es abrupto y accidentado. Sus acantilados son de larga pendiente desde los que se puede observar cómo las diferentes lenguas de tierra del cabo se adentran en el mar.

Monte Pindo

El emblemático monte Pindo ofrece una interesante curiosidad dentro de los acantilados de Galicia. Se trata del acantilado no marino más alto de la Europa continental. Con sus 627 metros de altura, desde lo más alto se divisa una maravillosa panorámica de la Costa da Morte, la Fervenza do Ézaro y la desembocadura del río Xallás.

Finisterre

Acantilados de Finisterre

Hemos dejado para el final a Finisterre, el acantilado del fin del mundo (en la época romana se creía que este lugar era el fin del mundo conocido). Los acantilados que rodean a este cabo tienen una altura que oscila entre los 200 y los 250 metros de altura sobre el nivel del mar.


Si estás preparando unas auténticas vacaciones gallegas, te recomendamos: